¿Conoces bien tu clítoris? Si tu respuesta es “no” o “no sé”, como contestarían sinceramente la mayoría en nuestra generación, aquí te compartimos información para que comiences a prestarle mayor atención a este órgano. “Le Clitoris” es un documental animado que busca explicar, de forma simple, cuál es la función del clítoris en nuestro cuerpo y cómo hemos llegado a conocer tan poco de él en el transcurso de la historia. Para tu conveniencia, simplificamos el trabajo de la traducción de manera que puedas comprender claramente la importancia de este órgano en el cuerpo femenino.

Le Clitoris (traducción)

“Las mujeres son afortunadas porque tienen el único órgano en el cuerpo humano dedicado exclusivamente al placer: el clítoris. La pequeña parte que podemos ver, es solo la glándula del mismo, pero como un témpano de hielo, la parte más grande está escondida dentro del cuerpo. Dos raíces de diez centímetros se extienden a cada lado. Es por esta parte interna que algunas mujeres tienen un orgasmo vaginal. El clítoris es como un pene pequeño. Se llena de sangre y se agranda cuando se excita. ¡Pero es mucho más cosquilloso que el pene!

El clítoris ha sido descubierto y redescubierto repetidas veces, por diferentes hombres. La existencia del clítoris ha sido conocida desde la antigua Grecia, pero no fue hasta el 1559 que el cirujano italiano Realdo Colombo oficialmente lo identificó. ¡Dos años más tarde, proclamó que fue él quien lo descubrió!

Desde entonces, el clítoris continúa siendo olvidado o mal representado en la literatura. Muchos hombres le han dado la vuelta al tema del clítoris y del orgasmo femenino. En la antigua Grecia y en la edad media los orgasmos de las mujeres eran fomentados para una mejor fertilidad. Incluso, a principios del siglo 19, hasta la Iglesia Católica le recomendaba a las mujeres que tuvieran orgasmos para ayudar a liberar la tensión sexual. Pero a inicios del 1800, los doctores proclamaron que el orgasmo provoca la contracción de enfermedades terribles, como la histeria; y declararon que el clítoris es un órgano completamente inútil. Entonces Sigmund Freud, el enemigo número uno del clítoris, inventó el concepto del orgasmo vaginal, y decretó que una mujer madura debería encontrar su placer exclusivamente através de la penetración. Fue entonces que comenzó la ola de oscuridad clitoral.

Hoy día, el clítoris todavía vive en la sombra. Las caricias son comúnmente vistas como mera entrada al sexo (foreplay). Aún así, el querido clítoris solo pide ser amado. Y si solo existe para tu placer, ¿por qué no usarlo?”

#DéjateSer

– PT