Viernes, 19 de mayo de 2017: un viernes sabroso que sabíamos iba a ser diferente a otros, pero nada nos había preparado para la tremenda noche que se avecinaba.

Esa mañana recibí una llamada de la revista Magacín, quienes ese mismo día publicaron una nota donde describieron el evento como: “Desahogo femenino: una invitación a hablar acerca de lo que afecta, conmueve y apasiona a la mujer”. “Desahogo”, recuerdo que hace unas semanas atrás estaba necesitando desesperadamente un encuentro con mis amigas para hacer precisamente eso: hablar de todo y recargar energías. Definitivamente Magacín encontró la mejor descripción para lo que sucedería aquella noche en El Ático de La Mala Vida, en Viejo San Juan. Donde todas (presentadoras y espectadoras) nos desahogamos hablando abiertamente sobre temas dominados por los estereotipos de nuestra sociedad.

La noche inició como debía: con cóctel en mano. Un open bar de margaritas preparadas con 1800 Tequila y tragos tropicales preparados con Tito’s Vodka, sirvieron como preámbulo al jangueo que se avecinaba. Luego de refrescarme un poco, me dirigí a la estación de Garnier donde me dejaron el cabello set para el resto de la noche. Una vez entramos en ambiente, con las conversaciones y carcajadas que caracterizan los encuentros entre mujeres, dimos comienzo al open mic donde proyectos como: Yo Viajo Sola, Crea tu Outfit, Keenwell y Bien Cool (todos liderados por mujeres) presentaron sus plataformas e interactuaron con el público obsequiándoles muestras de sus productos.

Acto seguido, dio comienzo una de las partes más esperadas por todas: el conversatorio entre Wesley Cullen y Angiemille Latorre, quienes de manera creativa y utilizando el juego Cards Against Humanity, tomaron shots de tequila y conversaron sobre temas personales como la maternidad, el matrimonio, métodos anticonceptivos y más (temas que ambas confesaron no haber expresado antes en público e incluso entre sus amigas más íntimas). Luego, entre risas, contestaron preguntas de algunas de las asistentes y para culminar su presentación, ambas hicieron énfasis en la importancia de la solidaridad entre mujeres y la necesidad de crear espacios de comunicación sincera entre nosotras.

Otra de las partes preferidas del Chit-Chat fue el stand up comedy a cargo de Lourdes Quiñones, una de las “jevas” del colectivo Teatro Breve. Con un vestido azul y copa de champagne en mano, Lourdes comenzó saludando a las presentes, a quienes catalogó como “mujeres a calzón quita’o”; y así continuó hablando sobre las relaciones y la sexualidad de la mujer. Con su habitual sarcasmo y comentarios divertidísimos, habló sobre cómo las situaciones emocionales influyen en el disfrute y desempeño íntimo de la mujer, pues la ‘papaya’ actúa de manera independiente y percibe todo lo que nos pasa. On point!

 

En esa misma línea, Katira María y Lizbeth Román se desahogaron a través del arte, llevándonos por una degustación musical de letras combinadas con ritmos apasionados y tropicales. Y como si fuera poco, DJ Gulembo cerró la noche con unos sassy beats poniéndonos a mover las caderas.

 

Así que al finalizar la noche, la única interrogante que quedó fue: ¿cuándo será el próximo Chit-Chat?

 

Vistazo al Chit-Chat por Celey Miranda.