Solo cuando queremos lograr metas o cambios de cualquier tipo comenzamos a detectar los obstáculos que a veces son excusas y otras veces son reales. En esos momentos una pregunta importante que te debes hacer para construir OBJETIVOS BIEN FORMULADOS es: “¿A quienes necesito para lograr lo que quiero?”. Responder esta pregunta nos lleva a dejar de nuestra autosuficiencia y a admitir que realmente necesitamos de otros. También notamos que cuando se trata de esos otros mayormente “no están todos los son, ni son todos los que están”.

 

Las personas tóxicas normalmente son saboteadores autorizados por nosotros; personas que a veces son pasivas-agresivas y que las aceptamos por razones convincentes pero falsas, como por ejemplo: “No puedo prescindir de él/ella en la oficina”. “Es mi Hermana” (o cualquier lazo). “Quiero que me quiera”. Etc. Estas personas suelen ser de actitud negatividad, cínica, resienten mucho de lo que les rodea, sienten envidia con mucha frecuencia, celos, critican, reflejan frustración, baja autoestima, necesidad de ser reconocidos, aprobados y ser importantes. Tienen un látigo en la lengua y no temen usarlo para herir y ser rudos o rudas con los demás. Hay otros que se representan con aparente pasividad aunque siempre están demandando atención desmedida, desaprobando “delicadamente” (supuestamente siendo sinceros) los esfuerzos y méritos de los demás.

 

Es muy difícil progresar si hacemos caso a estas personas tóxicas, que lamento decirles, puede ser incluso su madre. “Nadie puede dañarte si no lo autorizas” decía la Sra. Roosevelt a su esposo poliomielítico y presidente de los EEUU. Lo importante es prestar atención a esas personas que nos dejan un sabor extraño cuando TODO EL TIEMPO nos comunicamos con ellas. Como dejarte pensando: “¿… jmmm qué quiso decir?”. Mientras no identifiquemos las personas tóxicas que tenemos alrededor podemos llegar a convertirnos en sus víctimas, y el daño pueden llegar a causarnos desde algo simple como hacernos sentir culpables, hasta algo tan complejo como la muerte misma; según demuestra el Síndrome de Münchhausen (y Síndrome de Münchhausen Por Poderes).

 

Estas personas no siempre son fáciles de reconocer, pero lo primero que podemos hacer es comprender que existen y que son compulsivas en la crítica, el desprecio, la falta de empatía y compasión por el otro; y que no pueden evitar ser así. Este es un comportamiento mecánico y natural en ellas, por lo tanto irreflexivo y usualmente fuera del alcance de la razón, la conciencia y la posibilidad de cambio o modificación por sugerencias del buen convivir. Si tenemos cercanía a este tipo de personas debemos distanciarnos de ellas, con respeto, amor y buenas maneras. ¡El amor es el gran antídoto! El amor y la responsabilidad con nosotros mismos. Debemos alejarnos sin buscar agradar a nadie. Tenemos que salir huyendo, casi literalmente, de la cercanía de las personas tóxicas ya que tienen la capacidad de pasar del rol de victimario a víctima fácilmente, y como haz sido seleccionado estratégicamente, aceptarás ese rol de víctima que te vende la persona tóxica. Estas personas eligen a quienes atacan, no son tontos. Si prestas atención a uno de ellos verás que probablemente se te acercó cuando estabas en una etapa vulnerable o querías obtener aprobación, y esta persona alimentó tu ego. En momentos así es muy fácil ser presa, pues siempre hay una remuneración personal en todo lo que aceptamos en la vida, conscientes o no.

 

Las personas tóxicas claramente se centran siempre en el lado negativo de las cosas, nunca escuchan tus problemas, siempre están dispuestos a señalar tus defectos, te sacan de quicio a menudo, no tienen en cuenta tus sentimientos, te presionan para que hagas cosas con las que no te sientes a gusto, te llenan de dudas, traspasan continuamente tus límites, nunca asumen su responsabilidad y se resisten a cambiar.

 

Hay clasificaciones que nos ayudarán a identificarles mejor: El/la Envidioso/a; El/la Autoritario/a; El/la Manipulador/a; El/la Pesimista; El/la Sociópata; El/la Descalificador/a; El/la Neurótico/a. Cualquier similitud con tu realidad es pura coincidencia… Dale amor a tu Persona Tóxica, pero de lejos, bien de lejos!!! ALEJATE DE EL O ELLA. ¡SÁLVATE!

 

 

“SOMOS MÁS FUERTES CUANDO TENEMOS A OTROS APOYÁNDONOS” N. HILL. GRUPOS MASTERMINDS CORPORATIVOS by FENIX PEREZ & PROFILES XT

 

 

Fénix Pérez Moya

Life, Business & Executive Coach / Speaker MasterMinds Groups Leader
META COACH (P)
Email: fénix@fenixperez.com
IG: @fenixperezm / FB: Fénix Pérez / T: @fenixperez Móvil: 809.307.6610